TESTIMONIOS

RECOMENDACIONES DE PROPIETARIOS DE AFRICAT. Por favor tenga en cuenta que Africat Marine alienta a los compradores futuros interesados a comunicarse con todos o cualquiera de los propietarios que ofrecen su recomendación.

Nos enorgullecemos de ofrecerles a todos nuestros clientes una atención amable y profesional antes y, más importantemente, después de la entrega de su nuevo AFRICAT.

 

¡Me complace decir que fue un placer tratar con la gente de AFRICAT! Durante todo el proceso me respondieron rápida y completamente a cualquier pregunta que pudiera tener sobre la embarcación. Realmente facilitaron el proceso de la compra y me ayudaron con cada aspecto de él, desde el pedido de la embarcación para que se adaptara a mis necesidades exactas, hasta la financiación, el seguro, e incluso la selección del nombre.

¡Éste es el barco de mis sueños! Me encanta cómo está distribuido. Habiendo investigado una gran cantidad de navíos, yo buscaba uno que me permitiera navegar cómodamente y pescar. No uno o el otro. Le dije aI equipo de Africat Marine que deseaba pescar y navegar, y realizaron los cambios necesarios para ajustarse perfectamente a mis necesidades. A todos les encanta la gran cantidad de espacio de la embarcación.

Aunque he capitaneado muchos barcos en mi vida, jamás había manejado un catamarán. Compré la embarcación porque Richard y Stuart me aseguraron que haría lo que yo quería que hiciera. ¡Ahora que la tengo, debo decir que es uno de los barcos más fáciles de manejar que he capitaneado en mi vida!

Mi experiencia de compra me ha demostrado que Africat Marine es una compañía que se preocupa por brindar una excelente atención al cliente. ¡Me han entregado un barco excelente y recomendaría esta compañía a cualquiera!

Atentamente,

Ted Moore”


Nos subimos a bordo de un Africat 420 por primera vez en la exhibición de barcos de Miami en el 2004. Fuimos recibidos por una familia, Lief, “Pappy” el caballero más amable que conocimos en la vida, su hijo Richard Ford, Jeff Niemann y su esposa; colectivamente los principales fabricantes propietarios y distribuidores del Africat. Ellos nos alentaron a explorar la embarcación y contestaron todas nuestras preguntas durante los días siguientes. En nuestro primer encuentro, Richard dijo: “No se trata de construir barcos, sino de construir relaciones”, y esas palabras se han hecho realidad en estos tres años siguientes.

Nuestra meta era encontrar un barco que pudiésemos manejar nosotros dos con facilidad en cualquier situación. Debía ser capaz de navegar en aguas pocas profundas como las que hay en las Bahamas, ofrecer camarotes cómodos para nuestra familia y amigos y tener una velocidad de crucero de veinte nudos y un alcance suficiente para salir a explorar en serio. Nuestro deseo era ser bastante autosuficientes, con un fabricador de agua, un congelador generoso y una lavadora y secadora, porque pensábamos pasar hasta seis meses por año a bordo. Nuestro barco anterior había sido un diseño S&S, un velero de aluminio de 52 pies de eslora construido por Paul Luke, así que esta nueva embarcación de más de un casco, ya sea a vela o a motor, era muy diferente. Nos pareció que Africat ofrecía el mejor diseño de todas las embarcaciones de casco múltiple que habíamos visto y el mantenimiento parecía razonable (no tiene madera barnizada ni metal pulido)

El Africat nos interesó de inmediato porque tenía todas las características que estábamos buscando, incluyendo: un espacioso puente de mando elevado, una zona de cubierta de popa cubierta para comer y disfrutar de los días y las noches tropicales, una plataforma de pesca de 22 pies detrás de la cubierta de popa cubierta, y dos excelentes plataformas de natación. También queríamos guardar el chinchorro en la popa y encontramos una solución perfecta en la cubierta de proa para una grúa. El salón principal era grande y luminoso, con una excelente visibilidad en todas direcciones, incluyendo una cocina completa. Hay dos opciones para los camarotes, una de cuatro y otra de tres.
Nos pareció que este barco incluía más de las características que estábamos buscando que todos los otros barcos que habíamos visto hasta 55 pies, y comenzamos a considerar seriamente el Africat 420. Evaluamos estos barcos cuidadosamente por más de un año y medio, en especial los cascos 2 a 6, y nos dimos cuenta que cada embarcación mejoraba mediante la incorporación de nuevas características de diseño, mejores sistemas y las buenas ideas de los propietarios de Africat. Probamos un casco 6 en altamar, y en abril del 2006, firmamos un contrato para comprar el casco 10 que iba a botarse al agua en Durban en octubre.
.
Nos pareció que este barco incluía más de las características que estábamos buscando que todos los otros barcos que habíamos visto hasta 55 pies, y comenzamos a considerar seriamente el Africat 420. Evaluamos estos barcos cuidadosamente por más de un año y medio, en especial los cascos 2 a 6, y nos dimos cuenta que cada embarcación mejoraba mediante la incorporación de nuevas características de diseño, mejores sistemas y las buenas ideas de los propietarios de Africat. Probamos un casco 6 en altamar, y en abril del 2006, firmamos un contrato para comprar el casco 10 que iba a botarse al agua en Durban en octubre.

Nuestros amigos nos preguntaron: “¿Por qué se hacen construir un barco en Sudáfrica?” Nuestra respuesta fue que tanto Sudáfrica como Nueva Zelanda son los líderes en diseño y construcción de embarcaciones de casco múltiple, y que habíamos quedado impresionados con la calidad de los barcos construidos por Africat Marine, y la capacidad de la empresa de adaptar la embarcación de acuerdo a nuestras necesidades. Estuvimos en constante comunicación con el astillero en Durban a través de correo electrónico y fotos, y nuestra emoción aumentaba con cada comunicación. Optamos por la planta de tres camarotes. Esta versión suele venir con dos baños a babor, pero nosotros queríamos que un baño grande incorporara una lavadora secadora y una ducha grande. Los constructores en Durban estuvieron más que dispuestos a realizar estos cambios bastante radicales y crearon un diseño muy ingenioso. Hicimos dos viajes a África, el primero cuando el barco estuvo tres cuartas partes terminado, lo cual nos permitió hacer agregados especiales y pequeños cambios. Como sabíamos que íbamos a vivir a bordo, quisimos agregar bibliotecas y un mueble para guardar mapas, y, con gran placer, la empresa nos fabricó varios gabinetes excelentes. Nuestro segundo viaje fue para aceptar la embarcación, y, con gran anticipación, seguimos el barco durante su traslado al puerto de Durban durante las primeras horas de la mañana. El orgullo exhibido por la tripulación fue maravilloso, pues realmente habían completado su mejor obra. Bautizamos la nave con el nombre de “Jabulani”, una palabra zulú que significa “estado de alegría y felicidad”, y desde el momento en que ingresamos a esta relación, así ha sido. Probamos al Jabulani en y alrededor del puerto de Durban y vimos el buque carguero que lo entregaría en Houston en 45 días.

El día después del Día de Acción de Gracias volamos a Houston donde nos recibieron Richard Ford y su socio Stuart para ayudarnos a trasladar al Jabulani 1000 millas hasta Ft. Lauderdale, donde Africat realiza la puesta en servicio final de la embarcación. El viaje desde Houston fue valiosísimo porque aprendimos muchísimo sobre nuestro nuevo barco, sus sistemas y su desempeño. Dejamos el barco con Richard en Florida donde se colocaron los almohadones y la cola de pescado, Yanmar, el fabricante, revisó sus motores, y se verificó una extensa lista de chequeo. Regresamos a Ft Lauderdale una semana después y viajamos a Nassau y a las Bahamas Mayores, donde estamos escribiendo este testimonio.

Sería una mentira decir que no hemos tenido problemas con nuestro nuevo barco, pero los problemas que hemos tenido han sido relativamente menores y rápidamente arreglados por Africat Marine. Por ejemplo, experimentamos algo de vibración en el acople flexible del motor de estribor. Africat Marine envió a alguien a George Town para ayudarnos a resolverlo. La mejor solución fue cambiar a acoples sólidos, ejes nuevos y remolcar el barco, lo cual fue realizado de forma expeditiva por la compañía. Estamos convencidos de que el equipo de Africat desea construir cada barco mejor que el anterior, y como dijo Richard durante nuestro primer encuentro, construir relaciones duraderas y significativas con sus clientes. Sin duda así ha sido con nosotros.

Libby y Frank Simon
Abordo del Jabulani
Jamentos, Bahamas

"Mi opción de elegir un Africat en vez de una lancha crucero de alta velocidad realmente me tenía preocupado. Tenía amigos que habían comprado lanchas crucero nuevas de marcas populares y habían empezado a sufrir problemas continuos inmediatamente después de la entrega. Estos problemas jamás se resolvieron y mis amigos se convirtieron en propietarios insatisfechos que acabaron vendiendo a un precio más bajo que el que habían pagado. Sin embargo la compra de nuestro yate fue sin duda la decisión correcta pues contamos con el apoyo del Sr. Ford y el equipo de Africat siempre que lo necesitamos.

 

Soy un orgulloso propietario de un Africat, y sería para mí un placer hablar del Africat con cualquiera de sus potenciales clientes.

Sinceramente,

Paul Engelhardt

PDE/ah